Main Page Sitemap

Cuentos eroticos, en la cama de papa


cuentos eroticos, en la cama de papa

Cada día las relaciones eran más sexuales y poco a ella mastrube cono sexo poco, sin perder un ápice de cariño, se han convertido en un deseo irrefrenable de búsqueda de placer, que no sé cuando se acabará.
Me di cuenta de inmediato de que yo sostenía relaciones con contactos gay leon muchachos de manera enteramente experimental, pero nunca había sabido lo que de verdad era desear a un hombre.Ahora, vas a conocer tú lo que es un orgasmo con penetración, me dijo.Empezó a moverse poco a poco el sabia que todavía sentía algo de dolor, ya que me quejaba débilmente, me sentía como derrotada aunque feliz, y no sabiendo porque esa felicidad en ese momento, después comprendí porque, los movimientos fueron cada vez mas rápidos.Me sentía sucia y usada, no sabía que hacer, pero esa reacción tardía traería sus consecuencias después.Era muy grande, pero más que ancho, era largo, tremendo; nunca lo había visto así.Fue algo que no me agradó a la vista, pero las imágenes del chorro de leche no se me fueron de la cabeza mientras complejo días.No podía, ni quería quitarme esas imágenes de la cabeza.A veces veo a Mamá y platico con ella; a Papá no lo veo, ella me dice que no llegó al mismo lugar que ella, que.Tuve tres hijos, y habría tenido muchos más pero mi papá murió cuando esperaba al tercero, lo mato un rayo cuando sembraba.Cuando terminé de abstraerme en mis pensamientos, que me tenían completamente ausente, vi mi padre mirándome a los ojos y llorando.Con los años la relación es más adulta y más sexual.Aprendí a utilizar la lengua, las manos y los labios.Tenía 13 años, en el momento que comencé a experimentar una extraña corazonada, que me hacía sentir poco incómoda.Los primeros días no le daba importancia, entre otras cosas porque no sabia lo que significaba, pero el glande ahora no era tan frecuente, como a mí me gustaba y a modo estaba acostumbrada a verlo, y alcanzaba unas proporciones enormes.Inesperadamente cayó sobre mí y entre resuellos dijo - discúlpame, mi vida, perdón, no pude resistirlo y me apretó con sus manos.Terminé de limpiar la sala y me dirigí a su recámara, recordé lo que me pidió y fui por unos bocadillos ara ellos; al entrar a la recámara, los vi tirados en el suelo desnudos fumando marihuana, dejé rápidamente la bandeja con los bocadillos.Lo haremos, pero con preservativos, y jamás habrá de saberlo nadie.El los callaba y les decía que se calmaran o les iría mal, a lo que ellos respondían que si una â?viejaâ?Entonces mi desconcierto fue total, pero de sus labios, al darme las gracias, salió el aliento más agradecido que he sentido en mi vida.
Desde entonces cogía yo a diario, a veces con uno, a veces con dos o más, Héctor y mi padre se convirtieron en mis â?padrotesâ?, me regenteaban y cobraban por mis servicios; mi padre renunció a su trabajo y se dedicó a traer hombres.
Al otro día la mañana se me hiso eterna, desesperada por acudir con mi papá, apenas me dio mi mamá la canasta con comida y salí casi corriendo, llevaba un vestidito de tirantes que como era de mi mama, me quedaba poquito holgado.




[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap